Entrenamiento de obediencia para perros


El entrenamiento de obediencia a menudo se conoce como la "escuela secundaria" de los deportes caninos. El entrenamiento de obediencia requiere una interacción perfecta entre humanos y perros. Aquí puede averiguar qué hay exactamente detrás del "entrenamiento de obediencia" y en qué se diferencia de la agilidad. 

El entrenamiento de obediencia
El entrenamiento de obediencia requiere una interacción perfecta entre humanos y perros - Imagen: Shutterstock / Jari Hindstroem

El término entrenamiento de obediencia se deriva de la palabra inglesa para obediencia. En general, se trata de un perfecto entendimiento entre humanos y perros. El entrenamiento de la obediencia a menudo se compara con la doma y la agilidad con los saltos: el "entrenamiento de la obediencia" es una especie de estilo libre especial.

Obediencia y comunicación

El entrenamiento de la obediencia se trata principalmente de una comunicación perfecta entre humanos y perros: la educación adecuada y la coherencia son requisitos previos aquí. El amigo de cuatro patas también debe confiar en su maestro al 100 por ciento; por ejemplo, algunos ejercicios se realizan a una gran distancia entre los dos socios o incluso fuera de la vista.

Pero también se comprueba la compatibilidad social del animal con otros amigos o personas de cuatro patas. Al contrario de lo que sugiere el término "obediencia", el entrenamiento de la obediencia no se trata de ejercicios. Su perro no solo debe seguir órdenes, sino que debe seguirlo y escucharlo voluntariamente.

Puede hacer esto haciendo que su perro disfrute del entrenamiento y sienta que es beneficioso para él seguirlo. Básicamente, el entrenamiento de obediencia es adecuado para perros de todos los tamaños, razas y edades. Se instruye a los jueces para que tengan en cuenta las características especiales de los participantes al evaluar.

Perro educado

Entrenamiento de obediencia: historia del deporte canino

Al igual que la agilidad, el entrenamiento de la obediencia tiene sus orígenes en Inglaterra. Fue inventado hace casi un siglo como parte de pruebas caninas.

Sin embargo, solo ha sido reconocido como un deporte para perros desde 1951. Hay cuatro clases diferentes: la clase para principiantes y las clases uno, dos y tres. En cada nivel hay diez ejercicios que deben realizarse uno tras otro sin errores. Estos incluyen recuperación, autoidentificación, cambio de posición y fuerza de carácter.

Entrenamiento de obediencia y agilidad: ¿diferencia?

El término "agilidad" se puede traducir como "maniobrabilidad" y "ágil". Aunque este deporte canino también promueve el vínculo entre humanos y perros, la amistad es menos un foco de interés y es más un gran efecto secundario.

En una competencia de agilidad, los perros participantes deben recorrer un recorrido con obstáculos uno tras otro, lo más rápido posible y sin errores. El titular le dice al amigo de cuatro patas qué hacer mediante el lenguaje corporal y las señales de audio.

En la obediencia no se trata de velocidad y rendimiento físico, pero el fortalecimiento del vínculo entre el animal y el dueño es la máxima prioridad. Por lo tanto, el entrenamiento de obediencia es adecuado para todos los perros, pero la agilidad solo para algunos amigos de cuatro patas en buena forma física.

Sin embargo, también hay perros que disfrutan de ambos deportes, uno no descarta al otro.